Stana Katic, una heroína amnésica

 

“Beckett y Emily no se parecen en nada”

Se llama Emily Byrne. Desapareció seis años atrás y todos la creían muerta. Era una extraordinaria agente del FBI, felizmente casa, madre de un niño… En Boston investigaba al asesino en serie que ahora cumple condena en el corredor de la muerte. Un día la encuentran en una cabaña perdida en el bosque y le dicen que su familia ha rehecho su vida. Pero Emily no sabe quién es ni qué ha ocurrido durante su ausencia…

Después de ‘Castle’

Es el comienzo de ‘Absentia‘, la nueva historia que protagoniza Stana Katic, su gran regreso a la televisión, un thriller con el que olvidar la amarga e inesperada despedida de su serie Castleen la que interpretó a la teniente Kate Beckett durante ocho temporadas y cuyas “diferencias irreconciliables” con su compañero Nathan Fillion llevaron a su cancelación hace poco más de un año.

Stana ha pasado pagina. Con una amnesia ‘intencionada’, se considera recompensada con su nuevo papel en esta producción de 10 episodios que se estrena mundialmente en AXN el lunes 25-en España será primicia-, y cuyo papel se adapta como un guante a su belleza atlética y su misteriosa personalidad.

“Solo con leer los primeros guiones me di cuenta de que era para mi -dice la actriz-.  Siempre me han intrigado las historias de supervivencia. He leído sobre personas que lograron salir vivas del Holocausto y de la barbarie de la II Guerra Mundial. Pero este además es un personaje moderno: mujer, profesional, madre… y una heroína imperfecta. Ha sido interesante explorar todas sus capas en circunstancias extremas. Ahora hay mejores papeles para mujeres, no solo como compañeras del protagonista sino como entidad en sí mismas”.

La metáfora, aparte de los inquietantes paisajes de Bulgaria donde la serie se ha grabado íntegramente en 70 días y que simulan Nueva Inglaterra, está representada en un aterrador ‘escenario Houdini’, ya que Emily vuelve a la realidad literalmente ahogándose en una caja de cristal. Así que, a sus habilidades intelectuales -habla cuatro idiomas y es capaz de memorizar el guión de un capítulo  en una sola tarde-, la actriz canadiense de 39 años ha tenido que añadir el desarrollo de otras físicas: “Toda clase de acrobacias, saltos de obstáculos, karting y, lo peor de todo, nadar en un lago con la temperatura exterior a bajo cero. Llevaba un traje de neopreno pero al salir era el equipo el que contenía la respiración”.

En la historia de Absentia, de la italiana Gaia Violo, dirigida por el israelí Oded Ruskin (conocido por la ficción False Flag), hay una misteriosa relación con el agua. “No es solo un efecto estético -explica Stana-. Significa entrar en el inconsciente de Emily, en sus recuerdos perdidos, como si volviera a nacer, una conmoción que experimentan muchos supervivientes de catástrofes”.

El retorno inesperado

Emily no se adapta a su nueva realidad. Al despertar en un hospital, descubre que han pasado seis años y que su marido, Nick (Patrick Heusinger), se ha casado con Alice (Cara Theobold), a la que su hijo, Flynn, considera su madre. La agente del FBI se muda a la casa de su hermano Jack (Neil Jackson). El conflicto aumenta cuando Emily es detenida porque su ADN está en el cadáver del sospechoso.

El efecto ‘Homeland’

Hay otro elemento decisivo en esta serie, “la familia y el entorno de un ser querido tras su desaparición, el llamado efecto Homeland“, explica su director, quizá porque lleva el sello de los productores de la serie Hatufim, en la que se inspiró la historia de marine norteamericano.

“Esto también es un ritual místico -explica Stana, que participa en la producción-, la relación entre hermanos, padres e hijos, pareja y nueva pareja… Todos entran en conflicto entre sí, pero se ponen a prueba los valores de quien, en lugar de vengarse, opta por comprender, porque la mayoría de las dinámicas familiares no están ‘limpias’. Es un tema universal que todo el mundo reconoce”.

Otra comparación inmediata que hacen los seguidores de Castle es la de Emily con Beckett. Aparte de que ambas llevan placa, la respuesta seca de la actriz es que “no se parecen en nada”. Luego matiza: “No veo una forma de conectarlas, sus mundos son diferentes y cada una tiene su propio mérito”.

Tras su partida de Castle, Stana recogió sus dos Emmy y se entregó al teatro, su otra pasión, con un show experimental del escritor iraní Nassim Soleimanpour, Conejo blanco, conejo rojo, en Nueva York: “Sin ensayo, sin director, ¡sin spoilers! El libreto se entrega al actor al subir al escenario y el público participa. Pasé unos meses de invierno estupendos, perfectos para desconectar…”.

También ha hecho dos películas, y ha impulsado su proyecto The Alternative Travel, “cuyo objetivo es animar a la gente a caminar, utilizar el transporte público y la bicicleta para beneficiar al medio ambiente y la salud, aunque en Estados Unidos es casi una misión imposible”, dice la actriz.

En la presentación de Absentia durante el pasado Festival de Montecarlo, Katic se deshizo en elogios hacia su nuevo compañero Patrick Heusinger, su marido en la serie, mientras por primera vez la acompañaba en público otro hombre, Kris Brkljac, australiano, consultor de negocios y como ella de ascendencia serbocroata, con quien está casada en la vida real desde el 26 de abril de 2015, día de su 37 cumpleaños.

Tan ‘misteriosa’ como su personaje, se limitó a publicar en su Instagram las fotos de unas alianzas tras una ceremonia secreta celebrada en un monasterio en la costa dálmata, de donde son sus padres, según ella misma confirmó al diario británico Daily Mail.

En Montecarlo le otorgó parte del mérito de su éxito -12 millones de dólares por Castle– aunque en su línea de ‘no comment’ solo en Instagram: “Al hombre detrás de las escenas: El privilegio de toda una vida es amarte y ser amada por ti. Gracias, mi mejor amigo, mi roca, mi amor”. Ahora el misterio solo está en la mente de Emily.

 

“He rechazado muchas ofertas por trabajar junto a Stana”

Cansado de ser solo el ‘chico guapo’, iba a dejar el medio, pero la actriz de ‘Castle’ se cruzó en su camino

Acababa de rodar Jack Reacher: nunca vuelvas atrás con Tom Cruise, y no quería volver a trabajar en televisión tras Gossip Girl, Casual, y Girlfriends’ Guide to Divorce. “Era el momento de dejar de ser el chico guapo”, reconoce Patrick Heusinger a Supertele.

Pero el actor, de 36 años, se encontró con Absentia, un thriller de acción en el que da vida a Nick Durand, un agente del FBI que encuentra a su esposa, Emily Byrne (Stana Katic), seis años después de haber desaparecido.

¿Por qué cambiaste de opinión?

Me ofrecieron varias series de canales muy importantes, pero las rechacé por trabajar junto a Stana en un guión tan inteligente y tan adulto.

¿Por qué es diferente?

En cualquier serie mi esposa actual sería despreciable y malvada para que empatizaras con la protagonista. En Absentia, en cambio, es igual de buena. Me recuerda a las películas de Hitchcock, en un thriller de personajes.

La grabación fue muy rápida, solo tres meses.

Sí, nos fuimos a Sofía, Bulgaria, y nos pilló la mayor nevada de los últimos años (risas). Soy de Florida, pero prefiero el frío al calor. Normalmente, se graba un episodio detrás de otro, pero aquí íbamos mezclando escenas de otros capítulos.

Eso será más difícil.

En una película se tarda cinco meses en rodar dos horas. En Absentia, fueron tres meses para diez horas. Tuve que pegar el guión por las paredes de mi habitación para saber en qué estado de ánimo estaba Nick en cada momento. Fue un desafío.

¿Ha sido el papel más difícil de tu carrera?

Seguramente. Visité una oficina del FBI y les pregunté qué comían, cuánto cobraban, si habían vivido un secuestro alguna vez… Lo quería saber todo. Hasta adelgacé siete kilos para no parecer tan musculado. Ellos no tienen tiempo de ir al gimnasio.

¿Cómo acaba un jugador de baloncesto siendo actor?

Creo que el mundo no sabía qué hacer conmigo. Cuando terminé el instituto, me matriculé en la escuela de Arte Dramático y fue lo primero que logré terminar en mi vida. Decidí entonces dedicarme a esto por completo.

¿Esta profesión es lo que te esperabas?

Imagina a un niño de 5 años andando en medio de la nada. Así me sentía al principio. No me considero activista de nada, pero sí quiero reivindicar mi parte y las historias que cuenta. Mi meta es no dejar indiferente a nadie.

Fuente: Supertele (27/09/2017)

 

Inicio » REVISTAS | MAGAZINES » 2017 » Supertele | 30.09.17