Stana Katic derrumba las paredes de Castle

La actriz Stana Katic está con todo. Después de tener papeles secundarios en dos de las películas más exitosas del año pasado, “007: Quantum Of Solace” y “The Spirit – La película“, la sorprendente canadiense ganó el papel de protagonista en la nueva serie policial / romántica de ABC, “Castle” interpretando a la detective Kate Beckett, una policía de NYPD resistente que se encuentra en la lamentable situación de tener el escritor arrogante de los misterios más vendidos Richard Castle (Nathan Fillion) que la sigue para hacer una investigación para su próximo libro. Pero no sólo ella descubre que los instintos creativos para solucionar misterios de Castle la ayudan a resolver los asesinatos más desafiantes de la ciudad, como también ella percibe su frío exterior derritiendo bajo el encanto del autor.

Stana Katic se sentó con nosotros en un restaurante griego local para hablar sobre diversos temas que motivan a esta bella e inteligente actriz. Esto es lo que pasó:

Vamos a empezar hablando de “Castle”. Recuerda bastante los diálogos de las comedias románticas de los años 30 y 40, que la serie de los años 80 “La Gata y el Ratón” (“Moonlighting”) más tarde copió. Su personaje también es bastante complicado, con un poco de su historia que viene a cada episodio. Ella es alguien que podría ser lo que quisiera, pero eligió ser policía.
Sí, todo eso es verdad. Ella era una típica chica de la sociedad de Manhattan, hasta que le sucedió una tragedia personal que cambió su curso, y ella entró a la academia de policía para convertirse en detective. Creo que ella está motivada por su deseo de ver la justicia prevalecer y su empatía por las víctimas y sus familias. Ella es una mujer, es decir, ella es naturalmente fuerte. Ella tiene esas maravillosas facetas, también: esperanza – a veces una esperanza casi infantil -, duda, confianza. Hay una cierta calidad de Juana De Arco en ella, creo. Ella tiene maneras diferentes de comunicarse con las personas en diferentes escenarios. En el trabajo, sólo puede ser un tipo de persona, mientras que con Castle, ella debe mantener un cierto decoro por ahora, pero como avanzamos y él la conoce mejor, vamos a ver más de sus capas.

Nathan Fillion y tú parecéis tener una buena química.
Es divertido. Él es muy cool, muy gentil. No sabíamos que ambos éramos canadienses hasta que estuvimos escalados para la serie. Fue legal tener ese lazo a través de ciertos “canadianismos” que traíamos a la superficie de vez en cuando. (Risas)

¿Como qué?
“Eh?”, Por ejemplo. Siempre hablo “eh” todo el tiempo. (Risas) Lo que fue extraño fue que descubrimos que episodio sí, episodio no de la serie, uno de los actores invitados es canadiense. Fue tipo “¡Wow, nos estamos infiltrando!” (Risas)

Me pareció que destacaste bastante en “The Spirit”, lo que no era fácil con tanta escena hermosa en CGI [computación gráfica]. ¿Cómo fue trabajar frente a una pantalla verde con [el director] Frank Miller?
Amo a Frank. Amo su creatividad. Él es un director diferenciado. Él trabaja a partir de imágenes, y es un verdadero genio. Él tiene tantas historias a contar, y trabajar con él fue un privilegio y muy educativo, pues él conduce pintando. Él pinta la escena y usted tiene que hablar con él en ese modo medio abstracto. Él es muy abierto y no se liga a los egos. Sólo se preocupa por el trabajo, que es muy emocionante en tener cerca. Él es muy poético. Como escritor y director, él es muy eléctrico y pinta una imagen con sus palabras. Estoy ansiosa por su próximo proyecto. La forma en que mezcla la historia y la belleza visual en algo como “300” es realmente único. Tal vez haga una secuencia de “300” que cuenta la historia de la guerra entre persas y griegos, que se pasó en el mar. El personaje de Zoltes tiene ese habla increíble en la que él dice “¿Por qué todos mis hombres tomaron el lugar de las mujeres y mis mujeres se convirtieron en hombres? Los griegos vencieron a los persas en el mar y el único buque persa restante era comandado por una mujer. Frank adora historia de la Grecia antigua y de Sparta, e historias de esta época.

Tantas de nuestras historias modernas pueden ser rastreadas hasta la Grecia antigua.
Lo son, y tiene cosas increíbles venidas de Persia, India, China. Hay culturas antiguas con historias increíbles por todo el mundo. Muchas culturas aborígenes tienen historias increíbles también. Dicho esto, Frank es fascinado por esa era en específico y la historia de esta batalla fue decidida con un solo, y muy simple, maniobra – los buques persas eran muy grandes y atacaban a los griegos por todos lados, y los barcos griegos, que eran muy pequeños y rápidos, que explotaron su formación, como una supernova, y atacar a todos los persas, aplastándolos, con la excepción de aquel único barco, liderado por una mujer.

Si miras en todas las otras especies, sacando al hombre, la hembra es la dominante entre los dos sexos. Y algunos de los mayores líderes de la historia eran mujeres, como Cleopatra.
¡Mujer fenomenal! Me parece fascinante. Sólo estoy empezando a aprender sobre ella y sus capacidades diplomáticas. Mantener Roma alejada durante su reinado – ellos podrían fácilmente haber llegado y tomado todo, pero ella mantuvo el Egipto tributando a Roma, y ​​logró aún mantener a los egipcios bajo control. Ella fue la única comandante esolomaica a aprender egipcio, a adoptar su antigua religión, haciéndose así querida por el pueblo. Ella medio se enamoró. (Risas) Veremos si la verdad sobre eso algún día vendrá a la superficie. Al menos, enamorarse de esos hombres poderosos, César y Marco Antonio, fue una estrategia brillante. Y ella no era nada bonita. Ella era carismática, muy inteligente: hablaba latín, griego, egipcio, y sabe Dios cuántas lenguas y dialectos más. Toda su familia, sus hermanos y hermanas, estaban en su contra, y aún así era la preferida de su padre. “Sabes, es divertido, creo que Michael Corleone es un personaje increíble, pero tenemos esa historia en nuestros medios culturales en los que sólo los hombres interpretan personajes así. Nunca me vi interpretando nada diferente de esos personajes.

Claro. No quieres ser Connie. Quieres ser Michael.
Por supuesto. Y no es por la dinámica masculina-femenina. Es el concepto de familia, de deber, de pasión individual ante el deber y el liderazgo, y lo que es necesario para liderar, que me fascinan. Es tan increíble, cara. Estuve en el Castillo Hearst [en San Simeon, California] este fin de semana pasado, y el sr. Hearst tuvo una arquitecta trabajando para él llamada Julia Morgan, aparentemente la arquitecta más importante de su época. Fue ella quien hizo San Simeón para él. Ellos trabajaron juntos. Ella era su “esposa del trabajo”, y ellos crearon esa arquitectura fascinante, y ella construyó unos 700 proyectos arquitectónicos en su carrera, que es asombroso cuando se para pensar. Durante una época en que sólo el 20% de los estadounidenses tenía acceso a la energía eléctrica, el castillo entero tenía electricidad. Para proporcionar agua, ella cogió la naciente en la montaña y hundió la colina abajo en boilers, que calentaban el agua que eran usadas en dos enormes piscinas en el terreno. Mujer fascinante. Ella sería un gran tema para una película.

Frank Miller parece tener una seria afinidad con las mujeres fuertes en sus trabajos.
Ah, él ama a las mujeres, de manera bastante Marcello Mastroianni. Ella las ama en todas las formas, tamaños, niveles de inteligencia y sanidad. Él ama lo femenino. Y él es tan chico en relación a eso, es hermoso de ver. Y “The Spirit” muestra mucho ese amor por las mujeres, por ser rellenado con todos esos personajes femeninos increíbles y fuertes. ¿Has leído “Zorba, el Griego“?

Claro. Me encanta la película, también. ¿Te gustó la película?
Me encanta la película, pero me encanta el libro aún más. El libro realmente me movió, porque habla sobre ese ritmo de vida y existencia con esa necesidad y ese deseo en vivir, esa voluntad de vivir. Es como una mano pasando por la tierra. Ella lucha por existir, pero de modo pleno, vibrante, eléctrico. El personaje Zorba es increíble, y él amaba a las mujeres de la misma forma. Nikos Kazantzakis es un escritor increíble.

Trabajaste con el gran Robert Benton en “Feast Of Love”. ¿Cómo fue eso?
Él ama lo que hace. Él es un director fantasticamente delicado, pasional y complicado. Él ve la vida de manera muy vívida. Él usa la memoria para dirigir a sus actores con mucha paciencia. Él era como mantequilla: muy rico en trabajar en lo que fue, de muchas maneras, la primera gran experiencia en películas. Creo que tiene más historias que contar. Y él es muy poético a su manera, también. Él y Frank Miller son poéticos de modos muy diferentes: el Sr. Benton es más “flor” mientras que Frank es un poco más “espina”. (Risas)

Ah, pero recuerda que ese es el tipo que escribió “Bonnie & Clyde”, entonces el color de la violencia y la oscuridad también forman parte de su paleta. En sus películas, cosas malas vienen de la nada y golpean a las personas con fuerza. En “Feast of Love” también.
Es cierto con certeza. Era una historia de amor, pero también había elementos sombríos, que yo no dirían que eran necesariamente “malos”. Sólo creo que son parte de la vida. La tragedia es una parte natural de la vida. Y hay algo increíble en eso, si es retratado con honestidad, como fue el caso de “Bonnie & Clyde” y “Kramer contra Kramer”. Creo que la mejor palabra para describir el trabajo del Sr. Benton es “honesto”.

Fuiste una chica Bond, aunque brevemente, en la última película de la serie, “Quantum of Solace”. ¿Cómo fue eso?
Fue lo máximo. Yo realmente quería formar parte de esta película, e intenté el papel de Strawberry Fields originalmente, pero ellos creyeron que no era la persona adecuada para él, pero yo tampoco quería interpretar a alguien que acabaría muerta, y todo el mundo muere en esta maldita película! (Risas) Pero pasé tres días trabajando en aquel estudio legendario en Londres. Daniel Craig fue genial, muy divertido, muy encantador. Y Marc Forster fue un director increíble. Nos sentimos amigos y él tiene un toque increíblemente ligero como director, pero al mismo tiempo, tiene esa impresionante fuerza interior, que es una combinación increíble para un director. De muchas maneras, me recuerda el modo en que Johnny Depp interpretó el personaje de Sir James Matthew Barrie en “Finding Neverland”.

Pareces tener una perspectiva muy serena de la vida, que no encontramos en muchas personas en Hollywood.
Es extraño trabajar en esa industria a veces. Cuando necesito un momento para tener una perspectiva, cuando siento que estoy siendo ridículo en cuanto a algo, me alejo y trato de comunicarme o tener una comunión con la verdad, entonces me doy cuenta de cuán ridículas son esas preocupaciones. ¡No significan nada! En 300 años, ¿cómo seremos y como serán nuestros insignificantes problemas para las personas? ¿Qué alguien como William Powell [actor estadounidense famoso en los años 30] significa para la gente hoy en día? Uno de los mayores actores, una referencia en rendimiento y estilo de menos de un siglo atrás, y es totalmente olvidado por la mayoría de las personas.

Siento lo mismo sobre algunos de mis directores preferidos.
¿Cómo quién?

En el caso de John Ford, todos los chicos que influenciaron a los chicos de los años 70, muchos de los cuales ya olvidados por las generaciones que los precedieron, William Wellman, John Sturges, Robert Aldrich, Don Siegel, hasta John Ford.
Sí, son todos increíbles, pero la mayoría de la gente no sabe quienes son hoy en día, lo que es un choque, especialmente con alguien como John Ford, que influenció a todo el mundo.

¿Sabes cómo Orson Welles se preparó para “Ciudadano Kane” (“Citizen Kane”)? Él asistió “En el Tiempo de las Diligencias” (“Stagecoach”) unas 47 veces seguidas.
(Risas) ¡Brillante! Me encantó.

Vamos a volver a hablar sobre ti. Naciste y te criaste en Hamilton, Ontario [Canadá].
Y crecí en los alrededores de Chicago [EEUU] también.

¿Cuando te mudaste a los Estados Unidos?
Cuando yo era muy pequeña, entonces yo iba y volvía a estudiar, y visitar a mi familia. Este fue el comienzo de nuestra inmigración a América del Norte, entonces eso formaba parte.

¿Ambos padres nacieron en la costa de Dalmacia [región que abarca territorios de Croacia, Bosnia y Herzegovina y Montenegro]?
Sí.

¿Cuántos hermanos tienes?
Son seis. Soy la más vieja. Hay unos siete años de diferencia entre todos nosotros, de arriba abajo. Somos todos extraños, haciendo cosas diferentes por el mundo, y todos están en el camino de convertirse en adultos realmente interesantes, si bien no sé si alguno de nosotros algún día será un adulto, porque todos somos tan extraños. (Risas)

“Extraños” debe significar que sois muy interesantes.
Lo son, y son todos hermosos, muy alto, y todos muy aventureros. Son espíritus increíbles y tengo mucho honor en tenerlos como mis hermanos. Es como caminar con un ejército cuando salimos juntos. (Risas) Estoy muy orgulloso de ellos.

¿Qué hacen tus padres?
Tenemos un negocio familiar que han construido desde cero. En una manera muy típica de inmigrantes, vinieron con nada y construyeron un imperio. Tenemos propiedades y somos dueños de una tienda de muebles. Recuerdo jugar en el depósito de muebles cuando era niño, y creo que ese fue el comienzo de mi ola imaginativa. Teníamos todo un depósito de los años 20 donde jugar. Todo estaba a nuestro alcance. Tomamos esas enormes cajas en las que despachaban los muebles, y las usábamos para hacer castillos. Yo jugaba con dinero: miles de dólares que quedaba en los estantes, en mis 3 años de edad, sentada en el suelo con clientes pasando, y ni un centavo era perdido. Esta es una memoria realmente maravillosa, y era un patio muy maravilloso donde comenzar la vida. Mis padres no tuvieron el lujo de la creatividad pues tuvieron que construir una vida, y tenían que sobrevivir. Tengo mucha suerte de poder haber seguido una carrera creativa.

Os pudieron dar una educación con privilegios a usted ya sus hermanos, al parecer.
Ellos nos educaron. Nos inspiraron. Nos desafiaron. Y los desafiamos. Ellos nos dejaban viajar. Ellos nos dieron clases: piano, ballet, karate, y todo lo demás. Ellos eran ambiciosos. Son padres fabulosos y tengo mucha suerte en tenerlos.

¿Cuándo sabías que querías ser actriz?
Yo tenía 4 años, y una muchacha en una pizzería me preguntó qué quería ser cuando creciera, y dije “una actriz,” y mi padre se horrorizó. (Risas) Y ese siempre ha sido un elemento en mi vida desde entonces. Me desperté a las 6:30 de la mañana y forzaba a mis hermanos a ir hasta el balcón y los hacía interpretar piezas, con fantasías de ballet y ropas aleatorias que teníamos. Cuando la familia se juntaba en días de fiesta, montábamos una pieza, a pesar de que alguien siempre discutía y quedaba molesto con el personaje que estaba obligado a interpretar, y la pieza caía a pedazos. Pero eso siempre fue un elemento en mi vida. No hay nada mejor que actuar.

La vida creativa.
No sólo la vida creativa. Hay algo realmente increíble en ser actor, pues nos es necesario vivir la vida de modo más vívido, cinético y eléctrico lo posible. Recuerdo ir a Nueva York con unos jóvenes fotógrafos, y empecé a ver el mundo por sus ojos, la manera que tomaban fotos. Sus ojos constantemente tomaban fotos, y lo que creo que un artista hace es capturar un momento y hacer algo notable. Y al capturar ese momento y atraer atención a él, ellos lo elevaban, y en eso elevaban nuestra experiencia en caminar por la tierra y ver las cosas. Creo que los actores son bendecidos con la oportunidad de vivir todos nuestros sentidos de esta manera, cuando nos piden para capturar todos los momentos, pues un día yo podría recoger este momento y él creará un eco en un personaje, o será una frase que podré decir a la palestra y tal vez eso eleve nuestra experiencia. No hay nada mejor. Podríamos estar trabajando en una siderúrgica, donde usted es obligado a anular diversos sentidos para llegar al final del día. Entonces por aquellas horas en que estuvimos en la siderúrgica, no estaríamos viviendo. Pero como un actor, es necesario que usted se acuerda de eso, y lo viva con intensidad.

La vida de la mente, entonces.
Y del corazón. Y del instinto. El corazón está loco, y como un actor, siempre debe mantenerlo abierto. Lamento por los artistas que nos dejaron temprano. Ellos merecían tener a alguien que les ayudara a abrir sus corazones nuevamente, y como actor eso es difícil, pues algunos son más resistentes, pero otros necesitan a alguien cerca para sacar un poco de la dureza que se forma alrededor de sus corazones. Usted casi puede sentir esto sucediendo con algunas personas, e incluso con usted mismo, en un nivel casi fisiológico. Usted puede ver físicamente también. Las personas se comprimen. Es algo animalístico en el cual usted utiliza sus costillas para proteger su corazón. El corazón se lastimó de algún modo. Cuando usted aprende a abrirse, es una transformación increíble que ocurre: su respiración se vuelve más repleta. El corazón se abre. Ellos se ven vulnerables, pero hay algo tan increíble en una vulnerabilidad valiente así. Usted siempre necesita luchar por eso cuando se es una persona creativa, porque es muy fácil de cerrar. A veces, los más sensibles – y cuanto más “en el momento” y sensibles ellos son – ellos necesitan la ayuda de otra persona para reabrir.
Estoy charlatana. ¿Qué más quieres saber? (Risas)

Estudiaste en el Goodman Theater en Chicago. ¿Cómo era allí?
Yo no sabía cuán legal era mientras estudié allí. (Risas) Fue muy importante para las etapas iniciales de convertirse en un actor, porque usted gana experiencia. Yo era joven, ingenua y sin experiencia, entonces muchas de esas herramientas dadas en la época, no le di el debido valor, y sólo ahora entiendo el significado de ellas. Pero todo bien, porque usted recibe una información, y entonces su cuerpo, mente y corazón son leves, usted está listo para recibirla y ella siempre se acomoda en usted. No creo que la actuación sea algo que se completa. Como todo creador, ustedes siempre están aprendiendo más. En realidad, estoy haciendo un curso ahora de Suzuki, que es un tipo de entrenamiento basado en el teatro japonés. Es una mezcla de artes marciales y entrenamiento para teatro. Ayuda a un actor a aprender a mantenerse abierto en momentos de resistencia física, que puede venir de cualquier manera: estrés, dolor físico o mental. Te ayuda a comunicarse a través de todo esto, lo que es realmente increíble. Volví a estudiar esto después de aprender un poco en la escuela de teatro. En el caso de que se trate de una película de ficción, se trata de una de las más importantes de la historia, normal. Porque además de todo, todavía tienen que expresarse. Sabías que había un momento en el teatro de la Grecia antigua, que era muy espiritual en su concepción, en la que un sacerdote venía, convocaba a los dioses, y pedía una bendición. En su creencia, esa bendición venía al sacerdote, que a su vez la conducía a los actores, que entonces cantaban en respuesta, y de ahí la pieza comenzaba. Creo que es muy maravilloso, de varias maneras. Los personajes que ellos interpretaban eran tan grandiosos, tan grandes que la vida, que creo que su manera de lidiar con eso era sacar de sus hombros y dejar que se convirtiera en responsabilidad de los dioses, de modo que ellos eran sólo los conductos de esa rejilla, de ese poder enorme e insano, sin que eso sobrecargara sus vidas.
Creo que estoy charlando de nuevo. ¿Esto tiene algún sentido? (Risas)

Totalmente. Cuando escribo, y estoy totalmente concentrado en eso, siento como si estuviera canalizando. ¿Te sientes así cuando interpretas un papel?
Sí, te pierdes en tí mismo, y es la sensación más increíble, realmente maravillosa.

Lo que hace que un artista diferente es que tienen una antena diferente de la mayoría de la gente, entonces reciben y procesan información de manera diferente.
Es valiente hacer eso, ¿no?

Creo que es un acto de fe. Es algo sobre lo que no tenemos elección.
Pero creo que todos tenemos esto dentro de nosotros. Algunas personas tienen el coraje de entregar su infantilidad, y otras huyen de eso y eligen un camino más seguro.

Algunas personas también permiten que el sistema se las robe, que es el motivo por el que se creó el sistema: destruir cualquier vestigio de individualidad o pensamiento creativo que hay en nosotros desde que somos niños.
Lo es, y cuando llegan a sus veinte años, ya lo han olvidado.

Pero si le das un lápiz y una hoja en blanco a un niño de 4 años…
Increíble, ¿verdad? Todo lo que pueden hacer en un espacio tan pequeño, es maravilloso. Por eso cuando alguien le acusa de ser “infantil”, creo que lo debes tomar como un elogio.

Inicio » REVISTAS | MAGAZINES » 2009 » Venice Magazine | Abril 2009